lunes, 27 de enero de 2014

.

El pasado sábado 25 de enero se llevó a cabo en el monolito ubicado en Moreno y 25 de Mayo de la localidad de San Martín, el acto homenaje para recordar al fotógrafo José Luis Cabezas al cumplirse el 17º aniversario de su asesinato.
Estuvieron presentes en la celebración el Intendente Municipal Gabriel Katopodis, el Presidente del Concejo Deliberante local Diego Perrella, el Concejal Gustavo Suarez, la profesora Pina Poggi Presidenta de la Asociación Sanmartiniana de nuestro distrito, Mirta Ward coordinadora de la red "Mujeres Libres de Violencia" y concejal mandato cumplido, representantes de Organizaciones No Gubernamentales y Comunicadores Sociales entre otros.
El Presidente del Circulo de Periodistas de Gral. San Martín, Jorge Porcheto, hizo uso de la palabra resaltando los valores que posee el periodismo como libertad de expresión.
Acto seguido se colocaron innumerables ofrendas florales, se hizo un minuto de silencio y se realizó la suelta de globos negros como símbolo de ese momento luctuoso.

La foto que le costó la vida a Cabezas
El reporte gráfico retrató a Yabrán el 16 de febrero de 1996 en Pinamar; un año después, fue asesinado.
Ese 16 de febrero de 1996, Cristina Cabezas jugó con ser una turista más en las playas de Pinamar. Su marido, José Luis, simuló hacerle fotos con su cámara, pero el objetivo no era la madre de su hija Candela. Metros detrás de Cristina, Alfredo Yabrán caminaba junto a su mujer, María Cristina Pérez. El torso del empresario estaba desnudo y vestía una bermuda blanca con rayas cruzadas color bordó.
Así consiguió José Luis Cabezas la foto del todopoderoso empresario de la década menemista que le costó la vida, y que vio la luz el 3 de marzo de aquel año cuando la revista Noticias la publicó en su tapa. Poco menos de doce meses después, el reportero gráfico fue encontrado asesinado en una cava en General Madariaga
El rostro de Yabrán era un bien preciado para todos los medios de comunicación desde el 25 de agosto de 1995, cuando el por entonces ministro de Economía Domingo Cavallo acusó al empresario de ser "jefe de una mafia enquistada en el poder". Su cara nunca había sido publicada y él se ufanaba de eso. "Sacarme una foto a mí es como pegarme un tiro en la frente", dijo alguna vez en una entrevista. "Ni los servicios de inteligencia tienen una foto mía", también fue una frase que se le atribuye. Rara vez concedía entrevistas, y cuando lo hacía exigía que el periodista no esté acompañado por un fotógrafo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario